divendres, 28 de gener de 2011

Una diva muy dulce

El chef Auguste Escoffier dedicó este delicioso helado a la soprano Nelly Melba cuando ésta se hospedaba en el Hotel londinense Savoy, donde dirigía la cocina. Una noche, la soprano le regaló unas entradas para asistir a la ópera de Lohengrin de Wagner dónde ella representaba el papel de Elsa. Para demostrarle su admiración Escoffier tuvo una idea: homenajearla con un postre especial.
Madame Melba asistió, al día siguiente, al restaurante de Escoffier junto a unos amigos. Él les sirvió en una gran fuente de plata un cisne, ave que aparece en la ópera, tallado en un gran bloque de hielo entre cuyas alas colocó unos melocotones con helado de vainilla.

Tiempo más tarde, en 1899, volvieron a coincidir ambos en la apertura del Carlton Hotel de Londres. El chef, recordando lo mucho que le había gustado el postre a madame Melba volvió a realizarlo añadiéndole una aromática y perfumada salsa de frambuesas. Desde entonces el postre lleva el nombre de la diva.

Este postre es muy rápido de hacer, incluso lo podemos elaborar con ingredientes ya preparados como la mermelada de frambuesas, helado de vainilla y melocotón en lata.

Ingredientes: 8 melocotones, 250 gr de frambuesas congeladas, 2 cucharadas de azúcar, 4 bolas de helado de vainilla.

Preparación: Hacemos la salsa Melba triturando las frambuesas junto al azúcar y un poco de agua. Servimos el postre colocando una bola de helado por persona, junto a las mitades de melocotón y cubrimos con el puré de frambuesa. Servimos inmediatamente

Receta encontrada en www.recetin.com


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...