dimecres, 16 de febrer de 2011

Una cena con Don Giovanni

Jean- Honoré Fragonard (1732-1806). Carta de amor
¿Qué platos degustaríamos en una cena con Don Giovanni?

Según Francesco Attardi y Elisa de Luigi en Un festín para Don Giovanni, sabemos que hasta la Revolución Francesa, en toda Europa se practicaba el volver a emplumar las aves -como el pavo o el faisán, elementos clásicos de la cocina de ceremonia- después de asadas. Las aves eran desemplumadas teniendo cuidado de no desgarrarles la piel, y una vez cocidas eran revestidas con sus plumas. El pavo era considerado ave de blasón y su carne "comida de amantes y alimento de valientes". Hasta el siglo XVIII constituía el plato de lucimiento en los banquetes de alto rango. La presentación de esta noble ave, asada y con sus plumas, en la mesa solía ir acompañada por el sonar de fanfarrias.

Es también en la época de Mozart, en pleno rococó, cuando la pastelería se convierte en el decorado principal de la alta cocina, en la que se inventan construcciones de azúcar con decoraciones y escenografías cuyo destino inexorable es la disolución.

Sofía Coppola, en su película Maria Antonieta, reconstruye bajo su particular mirada, una escena de banquete similar a la que Mozart podría imaginar para su ópera Don Giovanni. Ambos personajes, caprichosos, confundidos y decadentes exprimen de su alrededor toda la energía posible, agarrándose a los privilegios y excesos de una sociedad que está condenada a desaparecer.


"I want Candy" de Bow Wow Wow. BSO Maria Antonieta. Sofía Coppola. 2006

Bibliografía consultada:,
Anselmo y DE LUIGI, Elisa: Un Festín para Don Giovanni. Madrid, Siglo XXI, 2000, p.150.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...